Blog

Usos alternativos de la leche

¿Sabías que puedes darle otros usos a la leche?

La leche es un alimento increíble y es que aparte de los beneficios nutricionales que nos otorga puede resultar muy útil para otras situaciones no tan convencionales ¡Es sorprendente!

  • Abrillantador de cubiertos

Leche agria (o la leche que ha sido cortada añadiéndole un poco de cítricos o vinagre) se puede utilizar para remojar los cubiertos para quitar el deslustre, simplemente remoja, lava, enjuaga y seca. También te sirve como una buena cera para muebles.

  • Para reparar tu porcelana

Si tienes una pieza de porcelana fina con una pequeña fisura, colócala en una olla grande con un fondo pesado y cúbrela de leche. Déjala hasta que hierva la leche, y reduce a fuego lento durante 45 minutos. Las proteínas de la leche pueden enlazase con el barro de la taza, sellando la grieta.

  • Descongela el pescado

El pescado congelado a veces se siente seco y grueso. Este puede adquirir un sabor metálico y es difícil para cocinar. Sin embargo, si se descongela en un baño de leche, este humectante natural traerá la hidratación y el sabor de nuevo a los pescados, por lo que quedarán mucho más sabrosos.

  • Apaga las llamas en excesos de picantes

Si comiste algo muy picante, la leche puede ser tu mejor amiga para aliviar rápidamente el malestar. Pero no bebas agua o cerveza.

  • Para aliviar la picazón y quemaduras de la piel

Si tienes picazón gracias a las picaduras de insectos, considera una buena pasta de leche con avena fría, ayuda a aliviarte en un caso de piel irritada también.

  • Desaparece las manchas de la ropa

Remoja la ropa manchada de tinta en la leche durante la noche y enjuaga bien antes de ponerla en la lavadora (en frío). La leche puede ayudarte a sacar las manchas de tinta, aunque puede que necesite un segundo enjuague para asegurarte de que no terminen con olor a leche agria después.

  • Desmaquillador

La leche en polvo y agua caliente levanta suavemente el maquillaje de la cara sin dejar residuos, e hidratan la piel en el proceso.

  • Mascarilla hidratante para el rostro

Compra un poco de leche en polvo y mézclala con agua suficiente para formar una pasta. Masajea suavemente en tu cara. Deja reposar unos 10 minutos antes de enjuagar. Puedes añadir aceites esenciales y otros ingredientes como la avena o cáscaras de nuez finamente molidas para la exfoliación.

  • Aclara el cutis

Aplicar la leche en todo el rostro y cuello y dejar actuar durante 10 minutos. Enjuague con agua fría. Esto hará que su piel luzca más clara y más suave en minutos. También puede mezclar 2 cucharadas de leche, 1 cucharada de miel y 1 cucharada de jugo de limón. Aplicar esto en la piel limpia y seca durante diez minutos. Este paquete actúa como un blanqueador suave para la piel.

Comparte esta publicación